Consulta en mi despacho

Lo más importante en el trabajo de un dietista-nutricionista, es la capacidad de escuchar a las personas para poder entender cuales son sus necesidades y motivaciones para que el seguimiento sea lo más personalizado posible.

Para ello, en la primera consulta se realiza una historia clínica completa, antropometríay encuesta dietética. De manera que sea posible detectar los errores cometidos en la alimentación, comentarlos y pautar una dieta adaptada a la situación fisiológica y/o patológica del paciente.

La mayor parte de mi trabajo se basa en la educación nutricional. Es necesaria para poder transmitir unos hábitos saludables que ayuden al paciente a mejorar su calidad de vida.

Para que un plan nutricional funcione, se debe trabajar desde la base del iceberg (parte sumergida en el mar, cuál no se ve a primera vista) lo que representa las causas/pulsiones, patologías, trastornos etc. La punta del iceberg representa las “consecuencias”, lo que vemos.


Dinamica de la consulta

Primera consulta

  • Valoración del estado nutricional.
  • Estudio de la composición corporal. Antropometría.
  • Historial clínico (antecedentes, analítica de sangre y/u otras, medicación, etc).
  • Detección de errores en la alimentación y corrección de los mismos.
  • Plan nutricional provisional (incluye dieta, menú y recetas).
  • Educación y consejo nutricional a distintos colectivos y en diferentes etapas de la vida (niñez, adolescencia, madurez, embarazo, lactancia, práctica deportiva, etc).

Primera consulta de seguimiento

  • Planificación y elaboración de un plan dietético “definitivo” adaptado a cada paciente (función de los datos de la primera consulta).
  • Seguimiento del plan dietético (de la primera consulta, vista del recordatorio semanal de las comidas, para poder detectar posibles errores o confusiones).
  • Menus y recetas.

Siguientes consultas de seguimiento

  • Aprender a comer y sacar partido a los alimentos que la tierra y la naturaleza nos da. Es decir, comer de manera saludable y con alimentos reales (evitar procesados y sobre todo los de mala calidad).
  • Aprender a manejar varios métodos de cocción saludables en función de cada alimento.
  • Cómo mejorar y sacar partido a ciertas recetas tradicionales.
  • Aprender a leer las etiquetas, evitar los engaños de la industria alimentaria y consumir alimentos de “calidad” en una dieta equilibrada.
  • Aprender a componer sus propios menús equilibrados.
  • Aprender a comer saludable fuera de casa.
  • Etc.

A %d blogueros les gusta esto: